23 feb. 2012

Texto Ronald Morán

Alegría relacional
Es un proyecto piloto que surgió  luego de buscar en algunos lugares de El Salvador condiciones básicas que favorecieran un ambiente social seguro y rico en calor humano; la ciudad de Alegría, Usulután, fue el lugar indicado  para provocar un laboratorio experimental de arte contemporáneo sin ansias de autoría y donde se pudiera crear una especie de  “Utopía de proximidad” (Borriaud).

El interés particular se centró en propiciar un encuentro entre el artista y la obra de arte hecha por y con el público. La estética relacional es una manifestación artística que conjuga esos factores determinantes, generando de forma directa la exploración de espacios-obra, instancias-obra y momentos-obra; así se rompe el esquema tradicional de hacer arte de manera intimista y convertir la experiencia  artística en una creación colectiva.

Con las premisas lanzadas desde un inicio del proyecto, la ciudad de Alegría contaba con las condiciones apropiadas para hacer de  ella una plataforma de lanzamiento de iniciativas frescas y vistas bajo la óptica foránea pero contemplativa de artistas jóvenes, que tomaron el reto de adentrarse sutilmente en esa realidad particular, argumentando sus ideas, propiciando acciones colectivas, robándole a la cotidianidad segmentos propios del lugar para convertirlos en  piezas de arte. La reflexión al respecto puede ser muy extensa,  mas aún cuando se advierten cambios por venir en la vida de un pueblo, cambios que han sido generados por el arte en la conciencia de sus habitantes.
Algunas de las piezas producidas en este laboratorio han sido adoptadas por iniciativa ciudadanas estimulando las tradiciones locales para enriquecer su propia cultura.
Es muy gratificante saber que de algún modo, lo que se ha tomado de la cotidianidad se está devolviendo a su mismo lugar solo que transformado en nuevas experiencias.

Ronald Morán
Febrero 2012

No hay comentarios: